slot gacor

 

 

La tarima de madera natural en exteriores requiere unos cuidados y un mantenimiento periódico para evitar que se deteriore con el paso de las estaciones, para que conserve toda su belleza natural y para que se mantenga en una condición óptima.

Los espacios al aire libre están sometidos de forma constante a cambios bruscos de temperatura, a insectos y a agentes externos como la lluvia, el sol o el hielo. Para aumentar su vida útil y protegerlos ante esta exposición es necesario cuidarlos todo el año, incluso en las épocas en las que no los utilizamos y tendemos a olvidarnos de ellos.

Debemos recordar que la madera es un material noble poroso, por lo que es imprescindible protegerla y nutrirla para que mantenga su brillo y color natural.

En Tarimas Maravillas te explicamos cómo cuidar la tarima de madera natural en exteriores.

 

 

Tarimas de madera blandas

 

Las maderas de exterior blandas como el pino son una opción más económica que las maderas tropicales. Para cuidarlas y mantenerlas en perfectas condiciones debemos tratarlas con un barniz de poro abierto o lasur.

El lasur penetra en la madera sin bloquear los poros, contiene filtros para los rayos solares y fungicidas. Al no obstruir la madera permite que transpire regulando su humedad natural. Este tratamiento se realiza tras instalar el suelo y su periodicidad depende de su estado de conservación, pudiendo repetirse cada 2 o 3 años.

 

 

Tarimas de maderas tropicales

 

Este tipo de tarima de madera es muy resistente y se comporta bien ante los cambios de temperatura y las inclemencias del tiempo. No obstante, también requiere de tratamientos periódicos si queremos que se conserve como el primer día.

El aceite de teca es un tratamiento muy eficaz para las tarimas de madera tropical. Este aceite penetra en los poros de la madera y la nutre al mismo tiempo que la impermeabiliza.

En los primeros años se puede aplicar cada 3 o 4 meses. Posteriormente el tratamiento se puede espaciar a 2 veces al año, preferiblemente al comienzo del verano y del invierno.

 

 

Lasur, aceites y barnices

 

El lasur es un protector de acabado, regula la humedad interna y permite transpirar la madera. Proporciona un acabado más duradero, ya que con los aceites es necesario repetir el proceso al menos un par de veces al año.

Los aceites, en concreto el aceite de teca, conservan las maderas tropicales al mismo tiempo que las nutren para que no pierdan sus cualidades naturales.

El barniz es un acabado a poro cerrado, ya que forma una película sobre la madera, por lo tanto es más aconsejable para muebles de exterior que para las propias tarimas.

 

 

La instalación de las tarimas de madera natural en exteriores también influye en la óptima conservación de las mismas y en su durabilidad.

En Tarimas Maravillas te aconsejamos que confíes en expertos cualificados, ya que la instalación debe realizarse con minuciosidad para que las tablas encajen con precisión.

En nuestro catálogo encontrarás tarimas exteriores de madera natural de Pino, Merbau y Padouk. Además, contamos con un equipo propio de expertos instaladores que te garantiza un resultado profesional.

No Comments

Leave a Comment

diez − siete =

0

Tu carrito