slot gacor
La Tarima Laminada

Los suelos laminados están formados por varias capas, cada una de ellas con una función específica, acopladas a un panel de fibra y polimeros de alta densidad. Una de sus principales características es su gran durabilidad y su belleza.

Pasemos a comentar las capas de los suelos laminados:

 

  • Capa superior resistente al desgaste: protege contra manchas, impactos y productos químicos. En Tarimas Maravillas todos nuestros suelos laminados usan capas de abrasión tipo AC (mínimo AC3) que ofrecen una mayor durabilidad.
  • Capa de diseño: esta capa es la que vemos y también se conoce como capa de decoración. Contiene una imagen de alta resolución con técnicas de impresión sofisticadas a la que se le aplica una resina de melamina.
  • El núcleo: este panel es el corazón de la lámina. Duradero, estable y resistente a la humedad, tratada con resinas de ingeniería. El núcleo puede ser HDF (fibras de alta densidad) o MDF (fibras de densidad media).
  • Capa estabilizadora: aporta una nivelación para que no haya curvas ni inclinaciones. Es la que proporciona integridad estructural al producto.

 

Los suelos laminados llevan siendo la opción popular en toda Europa desde hace más de 20 años. Marcas como Witarimas lideran el mercado ofreciendo una gran variedad de precios, resistencias y acabados, dando además la opción de escogerlas con o sin bisel. El tema de elegir la tarima con o sin bisel, depende completamente de los gustos específicos del comprador.

Los suelos laminados, al igual que la mayoría de los suelos, vienen graduadas por la calidad.

Consejos básicos para cuidar tu tarima laminada

Lo primero que debemos tener en cuenta es que debemos invertir en la prevención. Utilizar alfombras, no andar por la tarima con los zapatos sucios y en general, ser cuidadosos con el suelo nos van ayudar a preservar la vida y la belleza de nuestro suelo.

Para la limpieza de la tarima no es aconsejable el uso de productos que contengan cera o aceite, ya que estos productos no penetran en el revestimiento laminado y forman una película que atrae la suciedad. Lo ideal para limpiar fácilmente el suelo laminado es utilizar una fregona, mopa, escoba o aspiradora. Mejor elegir una escoba de cerdas suaves y utilizar también el cabezal suave para la aspiradora.

La suciedad tipo pelusas es muy sencilla de retirar con paños estáticos. Las huellas de pasos y manchas grandes, mejor limpiarlas con una fregona. Sustancias difíciles como el aceite, el vino o el esmalte de uñas, son fáciles de limpiar con una fregona.

Se aconseja el uso de almohadillas de fieltro en los muebles para prevenir de posibles ralladuras. Siempre es mejor tratar de no arrastrar los muebles y en caso de hacerlo, siempre utilizar discos de fieltro. Para las sillas de oficina con ruedas, mejor elegirlas de goma.

A la hora de utilizar algún producto de limpieza en el suelo laminado, es muy importante no dejar restos de ningún residuo. Si queremos pasar la fregona, es importante que esté bien escurrida y asegurarnos después de que la tarima quede bien seca, para evitar las manchas o la falta de homogeneidad en el aspecto del suelo.

El mejor producto que se puede utilizar es sencillamente añadir unas gotas de jabón neutro al cubo de la fregona, en caso de que no tengamos un producto especial para laminado.

Leave a Comment

tres × 2 =

0

Tu carrito