slot gacor

suelo vinilo

La revolución tecnológica no solamente la encontramos en los nuevos dispositivos como los teléfonos inteligentes, las tablets o los ordenadores. En cuestiones de pavimentos, el suelo vinílico, también puede considerarse como tal, algo novedoso. En la actualidad, es muy empleado en casas particulares, restaurantes, oficinas y locales comerciales. ¿Por qué nos decantamos por este material? ¿Qué tiene el vinilo que tanto gusta? En el siguiente artículo de Tarimas Maravillas, os mostramos sus ventajas. ¡Comenzamos!

Como propietarios de negocios de restauración y casas particulares, ¿qué es lo que queremos? Ante todo, facilidad de limpieza. Con el suelo de vinilo, es posible. Son suelos sin cera. Esto quiere decir, que brillan sin necesidad de encerarlos. Además, la capa de desgaste superior también es altamente resistente a los arañazos y las manchas. Entonces, para limpiarlos adecuadamente, lo único que necesitamos, son unos trapos húmedos. Con el paso del tiempo y desgaste propio del uso del producto, el brillo va decayendo poco a poco. Para ello, es necesario pulirlo o en su defecto, recubrirlo con el material sin cera sobre la superficie.

Instalación sencilla de los suelos vinílico

Otra de las preocupaciones de los propietarios de todo negocio es la instalación. ¿Supone un amplio despliegue de profesionales para ello? ¿Es muy complicada? Es sencillo. Puede colocarse sobre el suelo anterior y así, evitamos la temida obra. Darle un nuevo aire a nuestro negocio es posible. El pavimento vinílico se presenta en diferentes formas: rollos, láminas y baldosas. Además, es un material que puede ser instalado por los propios propietarios, por su simplicidad. Todo son facilidades con los suelos de vinilo.

La versatilidad del suelo vinílico es otra de sus ventajas. Diseños, colores, texturas, patrones y acabados variados, nos están esperando con este tipo pavimentos. Los suelos de vinilo se imprimen en prensas rotatorias. Gracias a ellas, tenemos la posibilidad de crear los entornos que queramos. Es decir, suelos imitando a a mármol, madera, piedra, entre otros. El acabo puede ser rugoso, liso o antideslizante. Además, los pavimentos vinílicos también se ajustan a la perfección a áreas donde la humedad está presente en el día a día. Estamos haciendo referencia a la cocina y el baño. La resistencia al agua está probada. Como profesionales del sector, os recomendamos que en estos casos, optéis por los suelos antideslizantes.

Resistencia de los suelos de vinilo

Factores externos como la abrasión, el desgaste o la resistencia al agua, son fundamentales en los suelos de vinilo. ¿Cómo valoramos la resistencia de los pavimentos de vinilo? En función de las capas del mismo. La capa de desgaste de la parte superior es con la que tenemos contacto cada vez que pisamos el suelo. El grosor de esta primera capa, válida la propia resistencia. A más grosor, mejores prestaciones. Después, tenemos la capa de patrón impreso, la de amortiguación y por último, la de sustento. En cuanto a la guía definitiva del grosor nos encontramos con las de 0,08 milímetros para usos poco intensivos, como las habitaciones o los recibidores. Mientras que las capas de 0,3 milímetros, para los salones, baños o cocinas.

Queremos terminar este artículo sobre las ventajas de los suelos de vinilo haciendo referencia a las claves de la higiene. Los hongos y las bacterias no son bien recibidos. Es más, dada su composición, el crecimiento de los mismos, no es posible. Por lo tanto, su instalación es muy positiva en guarderías, habitaciones infantiles o residencias geriátricas. Por si fuera poco, los asmáticos también salen beneficiados. Los ácaros tampoco son unos huéspedes muy queridos en los suelos de vinilo. Esperamos que gracias a todas estas recomendaciones, os hayamos convencido con los suelos de vinilo.

No Comments

Leave a Comment

5 × uno =

0

Tu carrito