slot gacor

El rodapié o zócalo, es el elemento que une la pared y el suelo. Su función es constructiva, de uso y por supuesto, decorativa: los rodapiés pueden terminar de configurar la estética de tu vivienda. Cuantos menos elementos haya en la estancia, más importancia cobran los rodapiés.

¿Qué es el rodapié?

Para entender la importancia de los rodapiés es necesario imaginar los espacios amueblados. Podemos tener espacios limpios donde ningún mueble quede adosado a la pared y otros donde los armarios o la cama, van a hacer que el rodapié aparezca discontinuo. Por ello que la elección de este elemento sea global.

El rodapié es un listón de madera, cerámica, porcelana u otros materiales que se coloca a ras del suelo en la parte inferior de las paredes, para protegerlas de golpes, decorarlas y tapar el pequeño espacio que se debe dejar entre el suelo y la pared para evitar que al dilatarse por los cambios de temperatura, este se deforme. De hecho, el término rodapié está compuesto por dos raíces latines: roda- que proviene de roto, y pie- que proviene de pes, y tiene el mismo significado en español.

Colocar el rodapié no es algo imprescindible, pero sí muy recomendable. Los materiales utilizados hoy en día tanto en construcción como en decoración son mucho más estables, de forma que esos detalles se pueden plantear desde el principio en el caso de que no queramos colocar rodapié. Hay formas de ocultarlo o disimularlo, en el caso de que prefiramos espacios donde se simplifiquen las líneas. Obviamente, supone un esfuerzo constructivo y debemos valorar si realmente nos interesa.

Elementos que intervienen en la decisión del rodapié

Dado que el tamaño de las habitaciones en las viviendas suele ser muy variable, debemos tener en cuenta varias variables a la hora de escoger el rodapié más indicado para nuestro hogar. Es tan importante como elegir una tarima adecuada, que cumpla con determinadas características y funciones estéticas. Los rodapiés tienen además la capacidad de unir o de desunir los espacios, pudiendo modificar completamente la estética de nuestro hogar.

Los elementos que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el rodapié son:

  • La pared: dependiendo del color de la pared y la textura, escogeremos un rodapié u otro según queramos que se mimetice o que contraste con ella.
  • El suelo: son suelos como los de vinilo, podemos prolongarlos para realizar con ellos el rodapié. Los suelos de madera se «mueven» con los cambios de temperatura, por lo que el rodapié es aconsejable para tapar el hueco que vamos a dejar entre suelo y pared.
  • Las puertas y la carpintería interior en general: será interesante que el rodapié sea el mismo o al menos combine con los marcos de las puertas (si tenemos marcos) y con la puerta en sí. De no ser así, el aspecto general de la habitación puede no ser armonioso. Exactamente lo mismo ocurre con otros elementos de la habitación como los armarios o cómodas. Un rodapié muy oscuro y unos muebles muy claro, puede estropear el conjunto de la habitación.
  • Las escaleras: con las escaleras podemos hacer dos cosas. Pueden ser una prolongación del pavimento o ser elementos independientes. Si queremos que nuestra escalera sea un elemento independiente colocar un rodapié no tendría ningún sentido.

 

 

Leave a Comment

tres + once =

0

Tu carrito