Elegir un estilo de decoración para nuestro hogar trae consigo una serie de decisiones en las que las paredes y suelos tienen un papel protagonista que se complementan con la elección del resto del mobiliario. Como ya sabemos, los suelos cobran una relevancia fundamental en el ambiente global de nuestras casas.

En función de los materiales, colores y acabados que escojamos para nuestros suelos, vamos a generar sensaciones muy diferentes en un mismo espacio. Por lo tanto, el elegir el suelo adecuado es una decisión muy importante sobre la que asentamos las bases de la decoración.

Lo que siempre debemos tener en cuenta es el resultado final que queremos conseguir. ¿Quiero un espacio iluminado o uno más elegante y acogedor?

Suelos Claros

Los suelos en tonos claros van a crear un ambiente más relajado, fresco y sobretodo, luminoso. Tienen la gran ventaja de aceptar una mayor combinación de colores en los demás elementos que permiten darle al mobiliario mayor protagonismo, si es que este es nuestro objetivo. Si los combinamos con muebles en tonos oscuros creamos un contraste espectacular.

Los suelos en colores claros van a permitir crear ambientes más luminosos y generan mayor amplitud visual. Combinar los suelos claros con colores fríos para las paredes van a crear un efecto de sobriedad.

Un suelo claro con la pared del fondo también en claro, pero los laterales oscuros, van a crear un efecto túnel muy interesante. Si elegimos colores claros tanto en el suelo como en las paredes, lo que vamos a crear es una sensación de gran amplitud. Puede ser una elección interesante es pisos bajos que por lo general son poco luminosos.

Suelos Oscuros

Sin duda aportan carácter, elegancia y sofisticación, y cobran mucha importancia en la decoración, por lo que no aguantarán tan bien como los claros la abundancia de otros elementos o la combinación con muchos colores.

Los suelos oscuros también van a restar luminosidad al espacio, así como provocar que visualmente, este parezca más pequeño. Al absorber la luz van a crear espacios más íntimos con iluminación tenue, asociándose a estilos como el rústico y al industrial. Además, con suelos oscuros podemos crear ambientes muy modernos que no se ven frecuentemente en las casas.

Al reducir la óptica visual, los suelos oscuros son muy utilizados en espacios muy amplios donde lo que se desea es lograr mayor armonía y lograr que sea más acogedor. Quedarán muy bien muebles en todos neutros o pastel.

A la hora de elegir la decoración de nuestro hogar, no nos debemos dejar llevar por los convencionalismos, sino por aquellas ideas que más nos atraigan. Si que es cierto que en un piso pequeño al que le pongamos un suelo oscuro le vamos a restar espacio visual, pero nada nos lo impide si lo que buscamos es un ambiente elegante e íntimo.

Los suelos oscuros son el punto de partida ideal para crear contrastes. Se pueden combinar perfectamente con paredes en colores claros o  en otros colores oscuros que utilicen  realces y accesorios. Evita los blancos duros y elige tonos como el blanco pastel o el blanco con  un tinte diferente. Puedes iluminar un poco el resultado añadiendo a su interior accesorios llenos de color.

Los suelos oscuros van muy bien con paredes en tonos claros creando un gran contraste. Se puede lograr mayor iluminación eligiendo acesorios de colores muy fuertes, pero mejor que no sean muy variados.

 

No Comments

Leave a Comment

2 × 1 =

0

Tu carrito